TALLER DE VISIONADO · DÍA 5 · SEFF 2020

Martes 27 de Octubre de 2020

Año atípico, sesión atípica. Un  giro inesperado en nuestra trama, un cambio en el guión a última hora. Un acontecimiento tan singular como este año en el que nos ha tocado vivir. La quinta pero primera sesión online en la historia de  los jóvenes programadores llegó, y con ella, una situación que debido al confinamiento de varios de nuestros miembros por algún caso de Covid-19, tuvo que reinventarse.  A pesar de que no se pudo celebrar la reunión presencialmente, la pantallas y la distancia no se interpusieron entre los jóvenes programadores, y  ese vínculo tan especial, ese entusiasmo, ese espíritu y ese brillo en los ojos que les son tan característicos, seguían intactos y tan vivos como en las sesiones anteriores.

Aunque la atmósfera era muy agradable, se podía palpar un ligero tinte de inquietud y nerviosismo en el ambiente por la deriva que está tomando la pandemia en la actualidad. Tatiana minimizó todo esto con unas tranquilizadoras palabras y la explicación de todas las medidas y protocolos de seguridad e higiene que está tomando la organización del Festival de Cine de Sevilla. Tras conocer mejor todas las funciones de la plataforma que estábamos usando, se nos pasó a explicar detalladamente todas las tareas que debíamos realizar  a lo largo de la sesión en relación con la preparación de textos, como el guión de la presentación de las película y de los coloquios con los directores de los filmes elegidos, así como las respuestas a las cartas enviadas por nosotros con antelación y el proceso y la dinámica a seguir en el encuentro previo con los cineastas.

Entre risas y buen ambiente, nos pusimos con energía y entusiasmo a trabajar con nuestros respectivos grupos en cada uno de los textos a realizar. Después de una hora de intenso y fructífero trabajo, volvimos a reunirnos y pusimos en común todas nuestras ideas, propuestas y dudas. Tatiana volvió a recalcar la importancia de la investigación en nuestra labor como programadores. Más tarde, repasamos todos los puntos a tratar en las presentaciones y el coloquio de las películas y hablamos sobre cómo sacarle el máximo partido al encuentro con los directores.

Para finalizar nos aguardaba una agradable sorpresa: íbamos a tener la oportunidad de conocer a algunos de los jóvenes programadores de las ediciones anteriores. Fue muy interesante ya que tras conversar y formular algunas preguntas acerca de su experiencia personal en esta actividad, nos relataron sus fascinantes vivencias e inquietudes a lo largo de su paso por el festival. También nos contaron todos los proyectos en los que se habían visto involucrados desde que participaron en esta iniciativa y nos animaron a seguir sus pasos.

De esta forma, la primera sesión online en la historia de los Jóvenes Programadores finalizó con la incertidumbre del porvenir de los siguientes encuentros, pero con la certeza de que pase lo que pase, siempre nos quedará el cine.

Clara Quero Molina.