TALLER DE VISIONADO · DÍA 4 SEFF 2020

Martes 13 de Octubre de 2020

Y llegó la cuarta sesión, y con ella ese momento tan esperado: la elección de la película que, juntos, acompañaremos en el festival. Esta vez nos reunimos en el Teatro Alameda, donde todo empezó, aunque ese ambiente de timidez y miedo que se sentía el primer día había sido sustituido por una fuerte complicidad entre todos y unas terribles ganas de comentar las películas y compartir todas las reflexiones que durante el puente habíamos recopilado.

Así, después de que Tatiana un día más nos midiera la temperatura y comprobase que todo estaba en orden, formamos un círculo y comenzamos a hablar de uno en uno sobre  cada filme, compartiendo historias personales que sin duda nos emocionaron a todos y valorando todo el trabajo de cada proyecto, teniendo en cuenta desde los aspectos más técnicos, hasta el mensaje y los diferentes temas y críticas que podíamos ver reflejados en ellos. Pero sobre todo, hicimos todo lo posible por ponernos en la piel de un programador, de convertirnos en esos jóvenes programadores que habíamos venido a ser. Conseguimos ir más allá del gusto personal de cada uno, para elegir así con criterio la que considerábamos la opción más perfecta para ser vista por un público que va al festival con ganas de ver algo innovador y original, que rompa con lo convencional y que consiga producir un efecto impactante en ellos.

En esta sesión tuvimos también la suerte de tener de nuevo con nosotros al jefe de programación del festival, Javier H. Estrada, quien escuchó nuestros pensamientos y compartió con nosotros algunas sabias palabras, además de contestar a varias de nuestras preguntas. Aún así, existía un pequeño debate entre nosotros y nos encontrábamos en duda sobre la elección de un filme u otro. Pero, ¿cuál fue la sorpresa? Tatiana nos contó que este año se nos daba la opción de acompañar a dos películas, así que, a pesar de que nos resultó duro dejar las otras opciones a un lado porque también encontramos en ellas algo especial y digno de ver, escogimos definitivamente dos de ellas. Justo después de esto, nos hicimos una bonita foto grupal para recordar el momento.

Para finalizar el día, Tatiana nos explicó un poco cómo sería lo que nos quedaba por delante en relación a la presentación de las películas en el festival, y nos pusimos en grupos a escribir una carta a los directores de las películas seleccionadas expresándoles nuestra gran admiración por su trabajo.

De esta forma, todos salimos de allí un día más con muy buen sabor de boca y ansiosos por volvernos a ver en la próxima sesión, que será el día 27 de octubre en el mismo lugar.

María Hernández Gutiérrez.