El Festival de Sevilla es un lugar de aprendizaje por su compromiso en la creación de públicos más libres y críticos. Entendemos la educación cinematográfica como un factor decisivo de participación cultural. Trabajamos para construir espacios de debate, convivencia y reflexión en torno al cine cada vez con una mayor sinergia con la comunidad educativa y las instituciones.

El futuro está en los espectadores. Por ello, una buena parte del trabajo del SEFF está dedicado a los jóvenes. Educar a través del cine no solo significa abrir puertas a otras realidades y valores, sino también formar a una audiencia crítica e inquieta. Proporcionar a esos nuevos espectadores del futuro las mejores herramientas para la apreciación, el disfrute y el entendimiento del lenguaje cinematográfico es uno de los objetivos del programa educativo del Festival. Herramientas que esperamos que en un futuro sirvan, además, para enfrentarse al mundo como ciudadanos íntegros y con criterio.